Martin VII, “el Cronista”
14 septiembre, 2008

En las películas de Scorsese siempre encontramos una aguda y documentada disección de la sociedad americana, sus problemas con la violencia, el dinero, el poder… Dentro de varios siglos serán un estupendo documento para estudiarla.
En ese sentido, no podía dejar de lado uno de los elementos imprescindibles que ha servido a los americanos para expresar su frustración y desahogar todos esos problemas como es la música.

Sólo quiero aprovechar para recomendar su trabajo en esa línea, dirigiendo y produciendo documentales como “No Direction Home. Bob Dylan”, en el que profundiza en la personalidad del cantante inconformista, siempre huidizo con los clichés y las etiquetas, o produciendo la serie de documentales sobre el Blues: “The Blues”. También colaboró como asistente de dirección en “Woodstock” (1970) y dirigió “El último Vals” en el 78, sobre la última actuación del grupo The Band. Más reciente, su trabajo sobre Los Rolling Stones: “Shine a Light” merece nuestro acercamiento por su mirada al mundo del rock y al fenómeno de los Rollings desde su peculiar y siempre interesante punto de vista.

Por último (y esta anécdota me encanta), el primer actor en quien Martin pensó para nada más y nada menos que “Taxi Driver” fue nada más y nada menos que Bruce Springsteen, el cual, que siempre ha sabido estar en su sitio y ha demostrado una carrera más que coherente durante más de 35 años, sensatamente nos hizo el enorme favor de rechazar el papel en favor del entonces no tan conocido Robert de Niro, dándole así la oportunidad de hacerse un sitio en el panorama cinematográfico y convertirse en la estrella que nos ha regalado escenas como la del perdón de los indios en “La Misión” tras subir las cataratas de Iguazú haciendo penitencia… con la música de Morricone, por supuesto. Y es que me jode enormemente cuando un cantante es también modelo, actor, diseñador de ropa, periodista… en fin, lamentable, quitándole una oportunidad a quien realmente la necesita y se prepara para ello. ¡¡¡Qué mundo éste de los artistas, madre mía!!!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.